Permanecer tranquilo durante la tormenta de la adolescencia

Navegando el viaje del adolescente

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los adolescentes son jóvenes entre las edades de 10-19. La adolescencia es una de las fases más rápidas de desarrollo para un joven.

Los adolescentes se están desarrollando física, intelectual, emocional y socialmente, todo al mismo tiempo. Todos estos cambios ayudan al adolescente a formar su propia identidad, a ganar independencia y prepararse para la adultez. Este movimiento hacia la independencia puede causar a menudo un estrés en las relaciones padre-hijo y la dinámica de la familia.

He aquí algunas cosas a tener en cuenta mientras usted y su hijo navegan esta fase de desarrollo:

Los padres todavía cuentan

A medida que los adolescentes comienzan a explorar sus identidades y buscar independencia, están también expuestos a un mayor riesgo, tanto positivo como negativo. Los adolescentes confían en que sus padres establecerán límites y proporcionarán apoyo emocional. Los padres también pueden ayudar a sus hijos a aprender habilidades independientes en la toma de decisiones y ayudar a establecer límites que pueden minimizar su exposición al riesgo.

La comunicación es la clave

Es menos probable que los adolescentes se vean involucrados en arriesgados comportamientos cuando se comunican abiertamente con sus padres y verdaderamente sienten que se les escucha. Debido a que los adolescentes tienden a recurrir a sus colegas en lugar de sus padres durante esta etapa de desarrollo, es importante para los padres encontrar formas de mantener el flujo de una comunicación abierta, incluso en los momentos difíciles.  

Algunas ideas para mantener una comunicación abierta incluyen:

  1. Proporcionar cordialidad y apoyo. Es más probable que los adolescentes discutan sentimientos y circunstancias difíciles con sus padres si sienten que serán aceptados y libres de juicio. 
  2. Escuche al adolescente en su vida. Es importante para los adolescentes sentir que verdaderamente se les escucha. Intente escuchar sin interrumpir o proporcionar un sermón sobre lo que debieran hacer. Use esta oportunidad de hacer preguntas abiertas que pueden ayudar a su adolescente a considerar por sí mismos un proceso de resolución de problemas. Puede que usted quiera también compartir historias similares de su propia adolescencia. 
  3. ¡No reaccione exageradamente! Incluso si un adolescente comparte información con la que usted no está de acuerdo, es importante permanecer tranquilo y no pasar juicio. Recuerde, ¡es menos probable que los adolescents le busquen por consejo o guía si temen cómo puede usted reaccionar!

Límites proporcionan una sana toma de decisiones

Los adolescentes confían en que sus padres les ayudarán a tomar decisiones positivas, sanas y seguras durante este período de experimentación y desarrollo.  
Existen unas formas clave que los padres pueden establecer límites para promover una sana relación padre-hijo:

  1. Establezca reglas claras y consistentes e indique consecuencias específicas.
  2. Siga la pista a lo que hace su adolescente y con quien va.  El controlar el comportamiento del adolescente puede ayudar a reducir el riesgo en comportamientos peligrosos tales como el beber, relaciones sexuales y fumar.
  3. Considere flexibilidad en las reglas a medida que su adolescente se va haciendo mayor. Haga que los adolescentes participen en los procesos de toma de decisiones y escuche a las necesidades que expresan. ¡Esto promocionará independencia, pensamiento crítico, y habilidades en la solución de problemas!

Resista la necesidad de controlar – ¡piense de usted como guía! Su misión es guiar a su adolescente a desarrollar su propia identidad. Puede que no esté de acuerdo con todas sus decisiones, pero usted puede ayudarles a tomar decisiones informadas y seguras y ayudarles mientras navegan este nuevo período de desarrollo.

Para información adicional

Referencias