Hora de acostarse: el mejor y el peor tiempo

¿Es su hijo famoso por hacer una escena a la hora de ir a la cama? ¿Se encuentra usted durmiéndose en la cama de su hijo o negociando sobre un último vaso de agua? ¿Es acostar a los hijos una experiencia estresante para usted y un juego para ellos? Siga leyendo para dos estrategias a la hora de acostarse: un Plan para lo mejor y un Plan para lo peor.

Un Plan para lo mejor

Establezca una rutina para evitar problemas. Los niños pequeños necesitan reglas siete días a la semana para que puedan dormir entre 12 y 14 horas. Sea consistente con los hábitos de acostarse, y muy pronto se darán cuenta de que no pueden discutir con usted.

  • No haga nunca actividades a la hora de acostarse en su dormitorio, solamente en el dormitorio del niño.
  • No permita televisión u otro tiempo de pantalla durante la rutina de acostarse.
  • Relaje a su hijo de una cosa a otra con instrucciones firmes y claras: "En cinco minutos es hora de ponerse el pijama," o "De acuerdo, apagamos las luces en 10 minutos."
  • Sugerencias de rituales a la hora de acostarse de su hijo: baño, cepillar los dientes, hacer pis, última bebida de agua, escoger el pijama, escuchar música relajante, cantar una canción de cuna, leer un cuento, decir una oración o hablar tranquilamente, besos y abrazos de buenas noches. Asegúrese que las actividades se hacen de forma tranquila, para que su hijo comience a relajarse.
  • Deje el dormitorio mientras su hijo está despierto para que aprenda a dormirse sin usted.
  • Asegúrese que da a su hijo bastante atención positiva durante el día. Si no lo hace, su hijo intentará conseguir su atención en un momento que no es conveniente para nadie, como a la hora de acostarse.

Un plan para lo peor

Su hijo no se quiere quedar en la cama. Puede que llore, frite o pida agua, abrazos o que usted se quede con él. ¿Se ha acabado la rutina de acostarse? ¡No!

  • Cada vez que el niño deja su cuarto, cójale de la mano y llévele directamente a la cama. NO DIGA NADA, y NO TENGA CONTACTO VISUAL. Si hay dos padres en la casa, alterne haciendo esto para que el niño sepa que ambos padres siguen las mismas reglas.
  • Nota: Esta práctica puede ser frustrante, pero recuerde que su hijo le está poniendo a prueba para ver si usted cede. Haga como si usted fuera un robot y haga esto tantas veces como sea necesario hasta que el niño deje de levantarse…¡la primera noche usted puede estar haciendo esto más de 10 veces!

Para más información

Descargue e imprima Navegando las luchas de acostarse, una hoja de consejos a color de nuestra Biblioteca de recursos para padres.