Qué hacer cuando su hijo muerde

Morder es un comportamiento muy corriente que normalmente desaparece rápidamente con respuestas apropiadas de padres y cuidadores. Entender la causa de morder le ayudará a responder con eficacia. Las respuestas apropiadas de los padres pueden reducir y, finalmente, eliminar el morder del bebé.

Un bebé con dolor por la dentición

Para reducir y prevenir morder, evite humillación y castigo riguroso.

Los niños pueden morder para sobrellevar un reto o satisfacer una necesidad. Su hijo puede morder para expresar un sentimiento o comunicar una necesidad de espacio personal. Hacer todo lo que pueda para entender la causa del hábito de morder debiera ayudarle a responder con eficacia.

¿Por qué muerden los niños?

Existen muchas razones por las que los niños pueden morder. Por ejemplo, los niños pudieran morder si ellos:

  • No tienen las habilidades del lenguaje necesarias para expresar necesidades o intensos sentimientos.
  • Están abrumados por los sonidos, luz o nivel de actividad.
  • Están experimentando para ver lo que sucede.
  • Necesitan más tiempo de juego.
  • Están cansados.
  • Le están saliendo los dientes.
  • Tienen necesidad de estimulación oral.

Estrategias para prevenir las mordeduras

Observe a su hijo mientras juega con otros y preste atención cuando se produzca una mordedura. Considere:

  • ¿Qué estaba sucediendo antes de la mordedura?
  • ¿Qué estaba haciendo su hijo?
  • ¿Con quién estaba jugando su hijo?
  • ¿Quién fue mordido? ¿Es siempre el mismo niño o niños diferentes cada vez?
  • ¿Dónde estaba su hijo?
  • Cuando usted vea señales de que su hijo esté a punto de morder, usted puede:

Distraer a su hijo con un juguete o libro o caminar con él a otra habitación o al exterior. Esta estrategia puede ayudar a reducir la tensión y cambiar la atención de su hijo. Este cambio ayudará a su hijo a aprender que morder no está bien.

Dele a su hijo otras formas de responder a situaciones que le hacen querer morder. De a su hijo palabras para expresar sus sentimientos, por ejemplo:“Estás un poco demasiado cerca de mí.”  “No me gusta cuando tocas mi pelo.” Esto les ayudará a comunicar sus necesidades y sentimientos.

Ofrezca opciones distintas de morder. Si piensa que su hijo pudiera morder debido a una necesidad de estimulación oral, ofrézcale algo que pueda morder y masticar con seguridad, por ejemplo, un refrigerio o un mordedor.

Enséñele formas de compartir. Compartir es una de las causas más comunes de morder. Ayude a su hijo a entender las reglas de compartir. Use un cronómetro para mostrar a los niños cuánto tiempo cada uno puede jugar con un juguete en particular.

Lea libros con su hijo acerca de morder. Esto puede también ayudar a demostrar respuestas apropiadas.  Los libros sugeridos incluyen:

  • Los dientes no son para morder por Elizabeth Verdickoffsite
  • No morder por Karen Katzoffsite
  • No morder, Luisa por Margie Palatinioffsite

Cuando su hijo pequeño muerde

Mantenga sus sentimientos bajo control. Cuando un niño pequeño muerde, usted puede sentirse frustrado, furioso, enojado, avergonzado y/o preocupado. Todos estos sentimientos son normales, pero cuente hasta 10, respire a fondo o haga lo que le ayude a calmarse.

En una voz fuerte y firme diga: No muerdas. El morder hace daño. Indique el sentimiento del otro niño: “Mira, ella está llorando porque morder duele”. Sea breve, sencillo y claro.

Entonces, preste su atención al niño mordido.  Mostrando preocupación y solidaridad por el niño mordido también muestra empatía.

Recuerde, aprender un nuevo comportamiento lleva tiempo
Su hijo puede morder de nuevo, así que continúe vigilando de cerca cuando juega. También ayuda usar las mismas palabras una y otra vez. “No morder. Morder duele.

Cuándo buscar ayuda

La tendencia a morder normalmente cesa entre 3 y 3años y medio. Si su hijo continúa mordiendo, es una buena idea una evaluación por un especialista de desarrollo infantil.

Los especialistas de desarrollo infantil pueden ayudarle a identificar la razón por la que su hijo muerde y desarrollar una estrategia para tratar el comportamiento. Recuerde que no hay una solución rápida. Con asistencia, su hijo dejará de morder y usará comportamientos positivos diferentes para expresar sus necesidades.

Evite estas respuestas

Avergonzar y castigar duramente no reducen la tendencia de morder, y pueden aumentar temor y preocupación—lo que puede de hecho aumentar la tendencia a morder.

El morder a su hijo como respuesta, tampoco es una respuesta útil. No existen estudios que muestren que esto disminuirá la tendencia a morder. Sin embargo, enseña a su hijo que morder está bien cuando estás enfadado. Sepa también que las mordeduras humanas pueden ser peligrosas, y morder constituye abuso infantil.