Rutinas familiares: por qué son importantes y cómo formar las tuyas propias

Una rutina, o una actividad que sucede aproximadamente a la misma hora y de la misma forma cada día, da a su hijo comodidad y un sentido de seguridad. Algunos ejemplos de rutinas son:

  • Hacer y comer la cena juntos como familia, discutiendo eventos del día, historias del pasado y hacienda planes para el futuro.
  • Terminar las tareas antes de ver la televisión.
  • Ir al campo de juego juntos cada domingo por la mañana.
  • Ver una película por la noche en familia.
  • Lavarse las manos antes del almuerzo, o sujetar la mano de un adulto al cruzar la calle.
  • Jugar a buscar y traer con el perro cada día después de la escuela.
familia almorzando

¿Por qué son las rutinas importantes para los niños?

Una rutina ayuda a organizar y dar estructura al día de forma que su familia pueda hacer las cosas, así como pasar tiempo juntos. Las rutinas también:

  • Ayudan a los niños durante los tiempos de estrés tales como trasladarse a una nueva escuela o ciudad, el nacimiento de un hermano, enfermedad o muerte en la familia, divorcio, o durante cambios en el desarrollo.
  • Ayudan a crear habilidades que son críticas para el éxito en ambientes académicos y sociales, como resolución de problemas, negociación, planificación y gratificación aplazada.
  • Enseñan hábitos sanos (como cepillarse los dientes, hacer ejercicio/tener salud, cocinar juntos alimentos frescos, o tiempo de lectura regular).
  • Ayudan a establecer expectativas apropiadas parta sus hijos (como recoger sus juguetes, escoger la ropa para la escuela la noche antes, sacar la basura, poner la mesa, limpiar la cocina, guardar los platos o la ropa lavada, hacer sus propias camas).

Las familias que regularmente comen juntas es más probable que tengan hijos que van mejor en la escuela, son de peso promedio, menos probable que usen drogas y alcohol a una temprana edad, y consumen más frutas y vegetales. 

Las rutinas familiares le acercan a usted y sus hijos y le dan tiempo para evaluar discusiones que fortalecen la comunicación, relaciones y desarrollo del lenguaje.

¿Por qué son las rutinas importantes para los padres?

  • Una vez que los niños aprenden sus rutinas, significa menos tiempo de persistencia y conflicto para los padres, y hace más fácil manejar las complejas demandas de la vida diaria familiar. En otras palabras, ¡menos estrés!
  • Usted puede planificar mejor cada día y cada semana (ejemplo: si el domingo es siempre noche de pizza hecha en casa, ayuda con las decisiones de compra de comida y disminuye las disputas sobre opciones de cena).
  • Los padres con rutinas familiares se muestra que tienen relaciones matrimoniales más estables y satisfactorias.

¿Cómo creo las rutinas de nuestra familia?

  • Recuerde: Cada familia es diferente y cada familia sabe mejor lo que les dará buenos resultados. Escoja lo que funcione con su horario e intereses.
  • Trate de desconectar la tecnología cuando interaccione. Su hijo recordará que es lo suficientemente importante para que sus padres apaguen sus teléfonos para escuchar, o apagar la música en el coche y hacer contacto visual como invitación para conectar.
  • Mantenga los pasos sencillos y hágalos apropiados a la edad.
  • Haga que su hijo participe. Será más probable que cooperen si son parte del plan.
  • Use gráficos con fotos o dibujos mostrando el orden de los pasos. De este modo usted y su hijo crean la rutina, en lugar de usted “diciéndole lo que tiene que hacer.”

¿Cómo mantenemos nuestras rutinas?

  • Comience con rutinas que su familia ya observa. Es probable que usted ya tenga fluctuaciones en su día que pueden proporcionar una base para desarrollar rutinas manejables.
  • Siéntase libre de ajustar una rutina hasta que sea correcta para su familia y funcione con el ritmo y flujo de su día. Una vez implementada, ayuda establecer expectativas consistentes con papeles claramente definidos.
  • Trate de establecer señales para respetar los horarios, como “5-minutos de aviso” para preparar a sus hijos para un cambio en actividad. Algunos niños necesitan un aviso de 2 minutos. Y finalmente, “De acuerdo, hora de recoger vuestros coches. ¿Te gustaría si te ayudo?” En lugar de un temporizador, usted puede usar un libro, canción o juego especial.
  • Siga la rutina tanto como sea posible. Si el niño se toma mucho tiempo para una actividad (como cepillarse los dientes o ponerse el pijama), recuérdele amablemente: ("Recuerda, La hora de acostarse es 8 pm. Igual solo podemos tener tiempo para un cuento si no acabas con rapidez.")
  • ¡Haga rutinas divertidas! El hábito de reírse a diario da a su hijo una oportunidad de carcajearse de las ansiedades y malestares que de otro modo pudieran hacerles sentir desconectados – y más probablemente actuar mal. Jugar ayuda a los niños a querer cooperar.

Más información