El mejor padre que usted puede ser

Cuando el bebé nace, puede parecer que todo es trabajo de la madre, y que usted lo está viendo todo desde la banda. ¡No es verdad! El papel de un padre es tan importante como el de la madre.

Papá primerizo

¿No sabe dónde empezar? Pruebe estos consejos.

  • Siga siendo una buena pareja para la madre del niño. Reasegure a su pareja que usted está allí para ayudar y que los dos aprenderán a ser grandes padres juntos.
  • Cuando la madre se levanta para atender al bebé por la noche, levántese con ella o sugiera que siga durmiendo mientras usted cuida del bebé. Usted puede cambiar los pañales, hacer eructar al bebé después de tomar o simplemente acompañar a los dos. Estos momentos por la noche zona menudo grandes oportunidades de conectar con su pareja y bebé.
  • Hable a su bebé. Déjele que oiga el sonido de su voz. Usted puede hablar al bebé acerca de su día, hablar acerca de usted, cantar una canción, o simplemente decir, "te quiero." ¡Su bebé pudiera aprender sus primeras palabras de usted!
  • Sea un buen ejemplo. Incluso niños muy jóvenes vigilan el comportamiento de los mayores en sus vidas y tratarán de imitarlos. Compruébese usted mismo: ¿trata a otros con respeto? ¿Está usted sano y seguro? Los padres son héroes para los hijos; asegúrese que actúa como uno.
  • Edúquese. Aprenda acerca de sus derechos como padre. Bien que usted viva con su pareja e hijo o no, usted tiene derechos como padre. Averigüe cuáles son esos derechos de una fuente fiable, como la Oficina del Fiscal General de Texas. El conectar con otros padres en su comunidad puede también ser un gran sistema de apoyo y recurso cuando surgen cosas que usted no está seguro de cómo tratar.
  • Pase tiempo con los hijos. Los niños cuyos padres están involucrados en sus vidas diarias, a menudo tienen una mayor autoestima y es menos probable que se vean envueltos en el abuso de drogas o actividad delictiva y tienen más éxito en la escuela. Siéntase cómodo dando abrazos, leyendo libros juntos y hablándoles. Recuerde cómo los niños deletrean “amor”: T-I-E-M-P-O.

Papá vale mucho

Para más información