Qué hacer y no hacer con los chupetes

Binky, chupa, fuss-plug... los apodos para el chupete son interminables. Lo importante no es el nombre. Los bebés naturalmente quieren chupar, y para algunos de ellos, chupar el chupete puede hacerles sentirse tranquilos. Estudios han demostrado que usar chupetes reduce el riesgo del síndrome de muerte súbita infantil (SMIS). Si su hijo usa un chupete, asegúrese que sigue estos consejos.

Chupón

Hacer:

  • Asegúrese que ha establecido un buen hábito de lactancia bastante antes de introducir un chupete, ya que si no su bebé puede tener problemas lactando.
  • Use el chupete como último recurso si su bebé está inquieto. Trate otras formas de calmarle primero, como abrazarse, mecerse o cantar.
  • Asegúrese que el chupete está limpio para evitar infección bucal o gastrointestinal. Si el chupete se cae al suelo, límpielo bien antes de volverlo a usar.
  • Termine la práctica de usar un chupete cuando su hijo tiene 1-2 años. Usted desea asegurarse que los dientes del bebé, músculos de la mandíbula y comportamientos se desarrollan normalmente sin él.

No Hacer:

  • Forzar el chupete en la boca del bebé, o dárselo de Nuevo si se le cae mientras duerme. Úselo solamente para calmar al bebé o para ayudar a un bebé SMIS a ir a la cama. Un bebé SMIS puede ser uno que vive con fumadores o prematuro.  Además, algunos bebés no les gustan los chupetes, así que preste atención a las necesidades individuales de su hijo.
  • Permitir que hermanos/as compartan chupetes.
  • Recubrir el chupete en azúcar – esto puede producir caries en los dientes.
  • Dejar a su hijo desatendido con un chupete que tiene una correa, cinta o cordón – esto es un peligro de estrangulación o corte de circulación sanguínea.
  • Usar el chupete de cualquier otra forma que no sean las recomendaciones de seguridad del fabricante.

Para más información