Cómo priorizar batallas con los niños

Los niños pequeños pueden ser tercos y curiosos... ¡es duro ser un niño pequeño en un mundo donde suceden cosas interesantes!

¿Está cansado de luchar constantemente con su adolescente? ¿Desearía tener una conversación que no acabe en gritos y peleas? 

De ser así, no está usted solo.

Niños haciendo desorden mientras mamá está horneando

Muchos padres se esfuerzan en comunicarse con sus hijos en diferentes etapas. Los niños más jóvenes quieren ser independientes y expresarse. Los adolescentes quieren libertad y la habilidad de tomar sus propias decisiones.

La crianza parece ser una lucha interminable. Pero usted puede aprender a comunicarse con su adolescente y mantener su juicio al mismo tiempo.

¿Vale la pena?

¿Cómo sabe qué batallas escoger? Hágase estas preguntas:

  • ¿Es ésta una situación de vida o muerte? Si su hijo pequeño quiere hacer algo que pudiera física o emocionalmente dañarle a él u otros, usted debe parar el comportamiento. Si su adolescente hace algo peligroso, usted debe hablarle.  
  • Sepa qué es por lo que merece la pena luchar. Algunas reglas no son negociables, y cada casa es diferente. Usted tiene que decidir qué reglas y valores diarios es importante establecer. Las reglas debieran cambiar a medida que el niño crece. Usted puede tener una hora de acostarse firme para un niño y un horario límite para un adolescente.
  • Sopese los pros y contras. ¿Es importante que su hijo aprenda a vestirse por sí mismo, o que use calcetines del mismo color? ¿Quiere que aprenda a controlar sus hábitos de comida o que sus gritos le garanticen otra galleta? Piense en la mayor lección que su hijo aprenderá.
  • Otras formas de evitar una pelea. Redirija a su hijo pequeño – si quiere pintar la nevera, abra un libro de colorear y sujételo con cinta adhesiva sobre la puerta. Si quiere probar la plastilina en lugar de jugar con ella, quizá es tiempo de lavarse y darle una comida real. El poder elegir da a los pequeños un poco de libertad dentro de límites.

    El mismo consejo es bueno para los adolescentes. Ofrezca opciones. Pida a su adolescente que le ayude a escribir las reglas que ellos siguen.
  • Luche con justicia. Mantenga las reglas incluso si estáagotado. Si deja que su hijo coma una magdalena hoy para desayunar, él esperará otra mañana también. Tenga cuidado con la palabra “no” porque si la usa muy a menudo, los niños dejarán de prestarle atención. Use otras palabras como "para," "caliente," o "sucio." Asegúrese que sabe cómo implementar un tiempo fuera si es necesario.

    Consistencia e imparcialidad son importantes para educar a un adolescente. Esto conducirá a que su adolescente respete las reglas y su autoridad. Trate de no perder los estribos. Puede que usted no sea capaz de hacer una discusión mejor, pero puede hacerla peor.

Evite peleas por medio de una mejor comunicación

He aquí cinco modos de mejorar su relación con su adolescente.

  1. Cambie su actitud. Cambie cómo ve su relación con su adolescente. Mostrar a su adolescente quien es el jefe no funcionará, pero entender una perspectiva diferente puede que funcione.

    Usted está enseñando a su adolescente habilidades efectivas de comunicación, y esas habilidades pueden llegar muy lejos. La investigación muestra que una comunicación sana entre la familia es clave para disminuir los comportamientos arriesgados y mejorar la salud y bienestar general del adolescente.

    La investigación conecta la participación de los padres con los mejores resultados del adolescente en la escuela, estando más motivado en la clase y en posesión de habilidades sociales mejoradas. La comunicación pobre en la familia está ligada a resultados poco saludables, incluyendo descontento corporal, uso de drogas, intentos de suicidio, depresión y baja estima de sí mismo.
  1. Permita que su hijo crezca. Los chicos sufren muchos cambios durante su adolescencia. A menudo, estos cambios vienen demasiado rápido y usted puede perderse la transición de niñez a adolescencia.

    No pelee la rareza de la adolescencia; acéptela como un tiempo para dar a su hijo oportunidades para crecer y tomar decisiones. Esté al margen e instruya, pero no controle de forma excesiva. Si su adolescente sabe que usted está allí para instruir, pero no controlar, él estará más propenso a buscar su consejo. Los años de la adolescencia son acerca de ayudar a su hijo a llegar a ser un adulto independiente y exitoso.

    Ni no le deja crecer, nunca aprenderá las habilidades que necesita para dominar esta etapa de desarrollo.
  1. Haga cada momento pedagógicamente aprovechable. Un día, usted verá a su adolescente salir de casa hacia la escuela secundaria y al día siguiente la verá caminar a través del escenario en la ceremonia de su graduación. El tiempo realmente vuela.

    Pregúntese qué es lo que más importa durante estos años. Para estar presente y activo en la vida de su adolescente, tendrá que mostrar creatividad y encontrar formas de intimar y conectar. Viajes en coche son el lugar perfecto para iniciar una conversación, sentarse y escuchar. Manténgase alejado de temas delicados como deberes o tareas, y resista a dar consejo no solicitado. Simplemente, escuche y ábrase para ver el mundo a través de los ojos de su adolescente.
  1. Sea real. Baje su guardia y dele a su adolescente una oportunidad de conocerle separado de ser el padre. Es bueno para su adolescente ver su lado vulnerable y saber que usted tiene problemas con los que lucha, también. Su adolescente puede beneficiarse de saber que usted se preocupa por él y que a veces su miedo le hace reaccionar exageradamente.

    Con mucha frecuencia los padres permiten que sus temores guíen sus comportamientos y se hacen demasiado estrictos e intrusivos conduciendo a la rebelión de los adolescentes. Trabaje a ser honesto con su adolescente y mantenga conversaciones significativas. Los adolescentes aprecian la honestidad, y al mostrar su autenticidad y vulnerabilidad, su adolescente sabrá que él puede mostrarle la suya.
  1. Valide los sentimientos y emociones de su adolescente.

    Validación es dejar que su adolescente sepa que entiende sus sentimientos y que le valora. Validación no quiere decir que tiene que estar de acuerdo en cómo se siente o aprobar su comportamiento; más bien, significa que no le está juzgando. El proceso de validación puede ayudar a acercarles a usted y su adolescente mostrándole que tiene un espacio no crítico para buscar guía. ¿Y no quiere ser usted la persona a la que acuda cuando la vida le lance un obstáculo problemático?

    La base de una buena relación padre-adolescente comienza con confianza, respeto mutuo y la habilidad de escoger sus batallas. Algunas batallas merecerán la pena luchar por ellas y otras no merecerán su tiempo y energía. Cuando se trata de mantener su postura, es importante determinar sus "no-negociables.” Éstas son las cosas que usted no está preparado a ceder, tales como conducir bajo la influencia, y no enviar mensajes de texto mientras conduce. Comparta éstas con su adolescente de forma que sepa su postura en ciertos temas.

    Aunque los años del adolescente parece que se prolongan, se terminarán en un abrir y cerrar de ojos. Como padre, ¡usted puede mirar a estos años con miedo o darse cuenta de que su adolescente está creciendo y convirtiéndose en una persona independiente, y que usted tiene un asiento de primera fila para observar cómo tiene lugar la transformación!

Fuente: US News & World Report

Para más información