Depresión: más que simplemente la depresión post-parto"

De excitación y alegría a estrés y fatiga, el ser padre causa una amplia gama de sentimientos y emociones que a veces pueden ser aplastantes. Los cambios que los padres – y particularmente las madres – pasan pueden tener un gran impacto en sentimientos y humor. Muchos nuevos padres experimentan más altos y bajos que lo normal. Ésta es una experiencia corriente y extra apoyo puede ser muy beneficioso durante este tiempo.

Sin embargo, algunas madres experimentan depresión. Esto es más que simplemente sentirse triste o cansado. Es una condición grave que afecta la salud y bienestar de madres, bebés y sus familias. Puede tener un impacto importante en el embarazo, el desarrollo del bebé y las relaciones. Puede tener efectos graves también en niños mayores y adolescentes en la familia.

Muchas madres experimentan un cambio en la salud mental durante el embarazo o en el primer año después de dar a luz. Más de un 15% de las mujeres experimentan depresión después de dar a luz. Para poner énfasis en su frecuencia y seriedad, la Alianza de Salud del Embarazo y Post-parto de Texas se refiere a la depresión como la complicación No. 1 del parto.

¿Qué es la depresión perinatal?

Usted puede que haya oído hablar de depresión maternal, depresión prenatal y depresión postnatal. La depresión perinatal se usa para describir la depresión que ocurre durante el embarazo, después del parto o en cualquier momento durante el primer año después del parto.

La depresión perinatal y otros trastornos de humor y ansiedad pueden resultar de cambios en hormonas, cambios biológicos, excesivo estrés, u otros factores. Una historia de trastornos de salud mental, trauma anterior, o experiencias adversas pueden contribuir al riesgo de depresión y otros trastornos de humor y ansiedad también.
Los síntomas varían para cada persona, pero pueden incluir:

  • Llorar y tristeza
  • Sentimientos de desesperanza o insensibilidad
  • Pérdida de interés en coas de las que disfrutaba previamente
  • Pérdida de interés en el bebé o evitar el bebé
  • Sentimientos de culpabilidad, vergüenza o ansiedad
  • Sentimientos de rabia, irritabilidad o resentimiento
  • Dificultad concentrándose
  • Pérdida de apetito o comer en exceso
  • Alteraciones del sueño – dormir demasiado o dormir poco
  • Posibles pensamientos de dañarse o dañar al bebé
  • Sentir que no merece vivirse la vida o pensamientos de suicidio

Conseguir asistencia

Es muy importante conseguir ayuda si experimenta cualquiera de estos síntomas o encuentra difícil hacer frente a sus sentimientos durante el embarazo o después del parto. Los desórdenes de humor y ansiedad perinatal pueden tratarse y usted puede recuperarse.

Hable con su ginecólogo-tocólogo o su médico si lo tiene. Todas las madres debieran someterse a un chequeo preventivo para la depresión en una visita después del parto y obtener referidos para cuidados de seguimiento si fuera necesario. Usted también puede hablar con el pediatra de su hijo durante un chaqueo. Algunas compañías aseguradoras ofrecen líneas de asistencia médica.

Las mujeres en necesidad de un tratamiento más intensivo para la depresión después del parto debieran ser referidas a un proveedor de servicios de salud del comportamiento. Para información sobre proveedores de servicios de salud del comportamiento locales, refiérase a la página web de la Oficina de Coordinación de Salud Mental de la Comisión de Servicios Humanos y de Salud de Texas, o llame al 2-1-1.

Las mujeres que reciben cuidado prenatal a través de Medicaid para mujeres embarazadas son elegibles para beneficios de Medicaid durante 60 días después del nacimiento del bebé. Medicaid cubrirá las visitas después del parto durante este tiempo, así como los medicamentos y el seguimiento necesario para mujeres diagnosticadas con depresión después del parto.

Las mujeres que reciben ayuda prenatal a través del programa CHIP-Perinatal son elegibles para dos visitas posterior al parto bajo el paquete global de servicios de cuidado prenatal. El programa de Mujeres Sanas de Texas cubre la evaluación, medicamentos, y visitas de seguimiento para mujeres elegibles con un diagnóstico de depresión después del parto.

Hable con amigos y miembros de la familia allegados y pida apoyo adicional. Muchos hospitales y clínicas de partos tienen grupos de apoyo para nuevas madres o saben cómo ganar acceso a los mismos. Es importante conseguir ayuda y apoyo durante el embarazo o después del parto – para usted y el bienestar de su familia.