Higiene y preadolescentes: apoyando las buenas costumbres

Su preadolescente está alcanzando un tiempo de transición de cambios emocionales y físicos. Algunos preadolescentes se vuelven excesivamente ansiosos pensando acerca de la higiene, mientras que otros son completamente inconscientes de sí mismos. Todos ellos necesitan apoyo y guía para estar limpios, sanos y felices.

¡ Háblelo!

preteen girl with braces
  • Hablar acerca de higiene es un tema sensible para su preadolescente. Trate de no insultarle cuando le dé consejo. Explique que éste es un tiempo de muchos cambios corporales, y que usted le está ayudando a tener confianza y ser aceptado/a por otros.
  • Advierta a su preadolescente que lo que sus amigos dicen acerca de cambios corporales y hábitos puede que no sea correcto. Aliente a su preadolescente a que haga su propia investigación, o pregunte a un padre o médico si tienen preguntas.
  • Entienda la pubertad. Los chicos necesitan saber cosas como la eyaculación nocturna; y las chicas lo concerniente a sus períodos. Investiguen juntos, usen las palabras correctas y háblenle acerca de ser limpio y estar listo. Haga que su pediatra le ayude a dar esta charla si lo necesita.
  • Si es posible, haga que un padre o pariente del mismo sexo hable con su preadolescente.
  • Discuta gérmenes, y que los chicos/as no debieran compartir cepillos de pelo, maquillaje, bebidas o comida.

Cómo manejar

  • El baño – Cada día con jabón, incluyendo los pies, y después de ejercicio físico. ¡Sin excusas! Lave su cara con un limpiador suave cada día. Dígale a su adolescente que arrascar o tocar granos dejará cicatrices y extenderá más bacterias por su cara.
  • El sudor - Use desodorante y antiprespirante. Lave toda la ropa antes de volverla a usar y cambie los calcetines cada día.
  • El pelo – Lávelo frecuentemente con el champú adecuado. Explique que el pelo grasiento hace que el acné y problemas de la piel empeoren. Si su preadolescente desea comenzar a afeitarse, tome una cuchilla de seguridad y enséñele a usarla, incluyendo su limpieza l final.
  • Los dientes – Cepille y use el hilo dental al menos dos veces al día, especialmente si el preadolescente tiene aparatos. Recuérdeles que no solamente es sano, sino que la gente no querrá estar a su lado si tienen mal aliento.
  • Las manos – Lávelas antes de comer y después de hacer uso del inodoro, estornudar o jugar con mascotas. Mantenga las uñas cortas (córtelas rectas para evitar el crecimiento hacia dentro) ¡y no se las muerda!
  • Las orejas – Si su preadolescente quiere perforarse los oídos, asegúrese que la persona realizando la perforación sigue las medidas establecidas de salud y seguridad. Pregunte cómo se esterilizan los materiales antes de su uso o si son de un solo uso. Aprenda cómo mantener una nueva perforación limpia y libre de infección.
  • Oler bien – Los perfumes o colonia debieran aplicarse con una sola gota detrás de cada oreja. Sea consciente de que algunas escuelas no permiten a los estudiantes usarlos. ¡Los perfumes no son substitutos de la ducha!

Recordatorios extra

  • Sus preadolescentes pueden necesitar más tiempo en el cuarto de baño para manejar estos nuevos rituales, especialmente si tienen necesidades especiales. Tenga paciencia y aliénteles a que se levanten antes para tener más tiempo antes de ir a la escuela.
  • Aliente a su preadolescente a llevar productos en su mochila en un bolso con cremallera: desodorante, ropa interior extra, toallas sanitarias, etc.
  • Dele cumplidos cuando su preadolescente se esfuerce en ser limpio, oler bien, y estar presentable. ¡El refuerzo positivo da mejores resultados que la corrección persistente!

Para más información