Fijando un programa para niños pequeños

A algunos padres les gusta planear cada detalle de cada día, a otros simplemente les gusta tener una idea general para trabajar. De un modo u otro los niños necesitan una rutina diaria para mantenerlos sanos, felices y sin problemas. ¡Y usted necesita mantenerse en su sano juicio! He aquí algunos consejos para crear una rutina que funcione para su familia.

Estableciendo reglas y actividades

  • Tómese 30 minutos al comienzo de cada semana – y también cada día antes de que los niños se despierten – para sentarse y decidir lo que tiene que hacerse, y cuándo lo hará. Incluya planificación de las comidas familiares, proyectos alrededor de la casa, tiempo personal y citas de médicos.
  • Asegúrese de que su esposa o pareja conoce sus tareas diarias. Présteles ayuda cuando la pidan.
  • Encuentre amigos que tienen o han tenido niños y pregúnteles cómo estructuran sus días.
  • Los niños aprenden una regla a la vez. Enseñar demasiadas reglas con “No” de golpe hará difícil que las aprendan y para usted el hacerlas cumplir. A medida que las aprendan, puede añadir más.

Programación

  • Levántese temprano cada mañana. Sus hijos seguirán el programa que establezca, comenzando el día consistentemente y usted tendrá tiempo suficiente p[ara hacer las cosas. ¡Asegúrese que usted también va a la cama temprano para que esto suceda!
  • Piense acerca de los momentos problemáticos. ¿Cuándo están los niños normalmente hambrientos, somnolientos o cansados? Actividades alrededor de esos momentos debieran ayudarle a manejar estos problemas, no a empeorarlos.
  • En lugares como las salas de espera de los médicos o cuando está en fila, a menudo no hay nada que hacer sino esperar. Traiga pequeñas actividades, como correspondencia para leer, o crayones y papel para sus hijos.

Aténgase a ello

  • Escriba todo lo que pueda del programa en un calendario o papel. Colóquelo en el refrigerador, cerca de la TV, en su cuarto de baño, en su armario. Lleve con usted una copia para aprenderla.
  • Si tiene una emergencia con la que puede necesitar ayuda, como la necesidad de recoger a alguien o si se retrase en el trabajo, pida a un amigo que vigile a sus hijos. ¡Asegúrese que hace lo mismo por su amigo!
  • ¡Siga hasta el final con todas las reglas y consecuencias!

Para más información