Protegiendo a sus hijos del abuso sexual

Es difícil, pero los padres y cuidadores deben entender el impacto que el abuso sexual de menores puede tener en niños y familias de forma que puedan apoyar mejor a sus hijos y seres queridos. Todos los padres y cuidadores necesitan saber qué es el abuso sexual de menores, los factores de riesgo y cómo identificar y reportar el sospechado abuso.

niño llorando

Sea consciente y conozca los riesgos

Ser consciente es el primer paso en impedir el abuso sexual de menores y ayudar a proteger a sus hijos.

1 de cada 10 niños experimentan abuso sexual. Es muy probable que usted conozca a un niño que ha sido abusado sexualmente.

Los niños a menudo son abusados por gente que conocen – familiares, gente en los que la familia confía, y a veces por niños mayores. La investigación muestra que el mayor riesgo para los niños de abuso sexual no viene de extraños, sino de amigos y familiares. Las personas que abusan de los niños a menudo aparecen como personas en las que parece se puede confiar y/u ocupan puestos o situaciones en los que interaccionan regularmente con niños o un niño en particular.

Las personas que abusan de los niños aparecen y actúan como las demás. Existen personas afiliadas a escuelas, programas de deporte, cuidado de niños, iglesias, clubes, etc. que han abusado sexualmente a niños. Son amigos, familiares, vecinos, mentores, entrenadores, socios, e incluso otros niños. Hasta un 90% de los niños abusados conocen a su abusador. Hasta un 60% de los niños abusados sexualmente son abusados por personas en las que la familia confía.

Reduzca el riesgo y sea protector

Eliminar o reducir situaciones aisladas o individualizadas entre niños y adultos, así como niños y otros jóvenes, puede reducir dramáticamente el riesgo de abuso.
Se recomiendan las siguientes acciones:

Piense muy cuidadosamente acerca de la seguridad en situaciones y entornos individualizados entre niños y adultos. Escoja situaciones en grupo cuando sea posible.
Piense muy cuidadosamente acerca de la seguridad de las situaciones donde jóvenes tienen acceso a niños más jóvenes. Asegúrese que varios adultos están presentes y pueden supervisar.

De ejemplo evitando personalmente situaciones aisladas e individualizadas con otros niños que no sean los suyos.

Observe el paradero de sus hijos, compañía y actividades. Monitoree el teléfono y uso de internet de los niños. Los abusadores pueden contactar y comunicarse con los niños por texto, en línea y a través de medios sociales.

Entienda que los abusadores a menudo se hacen amigos de los niños y sus familias – participando, ganado la confianza y tiempo a solas con los niños.

Pregunte e insista en políticas que reducen el riesgo para escuelas, guarderías, grupos de jóvenes, equipos de deportes, clubs, programas de tutela, etc.

Insista en investigaciones de antecedentes que incluyan antecedentes delictivos, entrevistas personales, y recomendaciones profesionales para todos los adultos que sirven a niños. Evite programas que no usan TODOS estos métodos.

Insista que organizaciones que sirven a los jóvenes entrenen a su personal y voluntarios a prevenir, reconocer, y reaccionar responsablemente al abuso sexual de niños.

Asegúrese que organizaciones que sirven a los jóvenes tienen políticas para tratar con situaciones sospechosas e informes de abuso.

Hable con administradores de programas acerca de la supervisión de jóvenes mayores que tienen la responsabilidad del cuidado de los niños.

Los padres y cuidadores todavía pueden ayudar a proteger a los niños mientras promueven relaciones sanas con adultos de confianza.

Déjese caer sin avisar cuando el niño esté solo con un adulto u otro joven, incluso si es un familiar en el que confía.

Asegúrese que interacciones, actividades y salidas con adultos y otros jóvenes son observables – si no por usted, entonces por otros.

Pregunte a los adultos detalles específicos de las actividades planeadas antes de que el niño deje de estar bajo su cuidado. Note su habilidad de ser específicos. Asegúrese que las actividades son apropiadas y que se celebrarán en público, observables y en entornos seguros.

Hable con el niño después de la actividad. Note el humor del niño y si puede decirle con confianza cómo pasó el tiempo.

Comuníquese con sus hijos

Hable a su hijo. Conozca a los amigos de sus hijos y a los padres de los amigos. Conozca a sus profesores. Mantenga una línea de comunicación abierta con su hijo para que sepa que puede venir a usted acerca de cualquier cosa que les pase en su vida. Hable a su hijo acerca de su mundo y de los sucesos diarios.
Para niños que tienen más independencia, haga preguntas:

  • ¿Dónde vas?
  • ¿Con quién vas a estar?
  • ¿Quién estará allí?
  • ¿Cuánto tiempo vas a estar?

Haga preguntas específicas. ¿Te ha tocado alguien alguna vez de una forma en la que te sentiste incómodo? ¿Te ha pedido alguien alguna vez que no me cuentes un secreto? ¿Te ha invitado alguien a entrar en su casa?

Escuche a su hijo. Confíe en su instinto y también en el instinto de su hijo. Si su hijo le dice que se siente incómodo alrededor de una persona en particular o en un lugar en particular, créalo y haga preguntas. Si su hijo le dice que ha sido abusado, créale y actúe escribiendo un informe. Asegúrese que el niño entiende que no importa lo que haya sucedido y que puede contárselo a usted sin temor de ser culpado o castigado.

Eduque a su hijo. Enseñe a su hijo desde muy pequeño acerca de su cuerpo y a la edad apropiada acerca del sexo. Dígale qué partes del cuerpo son privadas y no debieran ser tocadas por otros. Explique que su boca también es una parte privada. Use ejemplos con situaciones y personas en sus vidas. Explique que estos límites de tocar son para todo el mundo – incluso padres, miembros de la familia, jóvenes mayores, niñeras, entrenadores y amigos. Enseñe a los niños el nombre apropiado de las partes de su cuerpo. Enséñele que tiene su permiso y el derecho de decir "NO" a que le toquen si se siente incómodo. Demuestre límites apropiados sin forzarles nunca a mostrar su afecto si no quieren.

¿Existen señales que los padres pueden esperar?

Cambios en emociones y comportamiento son las señales más comunes de abuso. Si su hijo actúa de forma diferente y parece que algo está mal, trate de hablarle y averiguar lo que está sucediendo en su vida. Otras señales y comportamientos de los que debe ser consciente:

  • Ansiedad, dolor crónico de estómago, y dolores de cabeza
  • Comportamiento sexual y lenguaje que no es apropiado a la edad
  • Pesadillas, hacerse pis en la cama, suspender cursos, crueldad con animales, intimidación, siendo intimidado, tendencia del niño a iniciar fuegos, marcharse de casa y cualquier clase de autolesión
  • Uso de alcohol o drogas a una temprana edad
  • Perfeccionismo, retirada, temor, depresión, rabia inexplicable y rebeldía

Note cualquier lesión física o problema tal como cardenales, pérdida de sangre, enrojecimiento, infecciones del tracto urinario, o ETSs. Señales físicas no son tan frecuentes, pero haga que un profesional médico examine a su hijo/a inmediatamente si usted nota algo diferente.

¿Qué debiera hacer si sospecha que un niño está siendo o ha sido abusado?

  • Llame al 911 si existe una amenaza inmediata de peligro.
  • Llame a la línea de emergencia de abuso de niños en todo el estado de Texas al 1-800-252-5400. Usted no tiene que tener prueba de abuso para hacer un informe de buena fe. Si usted sospecha abuso, haga un informe.
  • Para reportar abuso de niños en un estado diferente, por favor llame a la línea de Emergencia Nacional contra el Abuso de Niños al 1-800-422-4453.

Para más información y asistencia

Para más información acerca de hacer un informe o hablan con un niño que ha revelado, por favor vea guía para reportar abuso de De Oscuridad a la Luz. Visite también la página web De Oscuridad a la Luz para recursos adicionales para padres, información, y recursos de entrenamiento.

Fuentes: 
De Oscuridad a la Luz: Estadísticas de abuso sexual en niños; Identificando abuso sexual en niños; Reportando abuso sexual en niños. 
Centro para la protección de menores: Evitando el abuso sexual de menores: Conozca los Hechos y Señales.

Centro de Protección para Niños

Acerca del experto: El Centro de Protección para Niños es un centro de defensa infantil acreditado a nivel nacional y la única organización sin fines de lucro del condado de Travis, Texas, involucrada en la investigación de delitos contra los niños. Durante más de 25 años, el centro ha sido el primer recurso para los niños del condado de Travis que se sospecha son víctimas de abuso sexual, maltrato físico o descuido y para los niños que han sido testigos de un delito violento. El Centro es un lugar que respeta a los niños y está especialmente equipado para grabar las entrevistas forenses con los niños; hacer exámenes médicos, consejería e intervención durante la investigación y enjuiciamiento de casos de abuso infantil.

El objetivo del Centro es poner fin al ciclo del abuso infantil mediante el apoyo a las víctimas actuales de abuso o maltrato brindándoles ayuda para que rompan el ciclo de abuso y maltrato en su vida, a través de la intervención oportuna, estratégica, eficaz y basada en las pruebas con el Programa de Crianza Protectora. Además, el Departamento de Servicios Educativos capacita a los profesionales y otros miembros de la comunidad sobre cómo prevenir, reconocer y reaccionar de manera responsable ante el abuso o maltrato infantil si tienen sospechas de que está ocurriendo.

Todos los servicios del Centro de Protección para Niños se prestan a los niños, sus cuidadores protectores y miembros de la comunidad sin costo alguno y se ofrecen en inglés y español.