Dos pasos para el entrenamiento del uso del inodoro

Muchos padres no están seguros acerca de cuándo comenzar el entrenamiento para enseñar a los niños a usar el inodoro. No todos los niños están listos a la misma edad, así que es importante observar a su hijo por señales de estar listo, tales como cesar una actividad durante unos segundos o agarrar su pañal. La mayoría de los niños comienzan a mostrar estas señales entre los 18 y 24 meses, aunque algunos pueden estar listos antes o más tarde que eso.

Paso primero: Cada niño es diferente. Sepa cuándo su hijo está listo.

Algunos niños están listos para comenzar el entrenamiento del inodoro a los 18 meses, otros están listos a los 3 años. Su hijo puede estar listo para comenzar el entrenamiento cuando:

  • Comienza a expresar interés en el orinal o en los calzoncillos de “muchachote."
  • Reconoce cuándo necesita ir.
  • Desarrolla habilidades físicas como caminar, bajarse sus propios pantalones o sentarse o levantarse del orinal (con alguna ayuda).
  • Puede seguir instrucciones sencillas.

Cuándo NO intentar el entrenamiento del inodoro:

  • Durante un cambio en los arreglos del cuidado del niño.
  • Al poco tiempo antes o después de un traslado.
  • Durante un divorcio o separación.
  • Mientras se cambia a una cama de “niño grande”.
  • Si ha habido una crisis reciente en la familia (lesión, enfermedad, muerte).

Paso dos: l entrenamiento del inodoro puede ser un tiempo alarmante para el niño… y quizá también parta los padres. ¡Pero no tiene que ser así!

  • Enseñe a su hijo las palabras correctas del cuarto de baño que debe usar. Explique que la caca y la orina son desperdicios que tienen que eliminarse, y que no le dañarán.
  • Explique cómo usar un inodoro y que no se alarmen por el ruido de la descarga de agua. Deje que su hijo descargue el agua del inodoro al terminar para ver lo que sucede.
  • Tranquilamente reconozca cuándo el niño ha hecho un buen trabajo. Pero no se exceda en alabanzas.
  • Asegúrese siempre que usted y el niño se lavan las manos después de usar el inodoro.
  • Sea paciente y amable. Los niños presentan más ansiedad que los padres durante el entrenamiento del inodoro, y hacer que su hijo se sienta avergonzado podría ser un error traumatizante. Acepte que se producen accidentes durante y a veces después del entrenamiento.

Para más información