Aviso a los cuidadores sobre el tiempo de pantalla y la familia

La pandemia ha cerrado muchos caminos para la unión, y los recursos digitales están llenando esa necesidad de unión con familiares y amigos lejanos. El tiempo de pantalla ha pasado de ser una distracción a la manera en la que trabajamos, aprendemos y nos mantenemos en contacto. Es importante que las familias y los cuidadores ajusten las expectativas a esta nueva realidad, comprendan que no todo el tiempo de pantalla es igual y se den cuenta de que las pantallas están ayudando a todos a sobrellevar la situación.

Familia mirando teléfono celular

“Las pantallas no están haciendo infelices a nuestros hijos,” aseguró el Dr. Jeff R. Temple, quien trabaja en la Universidad de Texas en Galveston, “pero tampoco los harán felices. En esta época de limitada interacción social, esta podría ser la mejor y más segura manera de interactuar con los amigos.”

Cuando se trata del tiempo de pantalla y de la tecnología en general, las opiniones de los padres tienden a caer dentro de un amplio espectro. En un extremo está la idea de que la unión significa apagar los aparatos electrónicos y pasar un tiempo a solas con la familia; en el otro, la idea de que la tecnología puede utilizarse como una herramienta para crear vínculos con la familia no inmediata y los amigos. No hay nada de malo en estos puntos de vista; cada uno tiene su propio valor. La mejor solución para su familia es aquella que le ayude a utilizar el tiempo de pantalla como una actividad deliberada en lugar de algo que usted y sus hijos hacen para pasar el tiempo.

Lo primero que hay que hacer en cuanto al tiempo de pantalla o de cualquier tecnología, es hacer que la seguridad sea una prioridad. Todas las pantallas implican un riesgo de abuso. ¡Asuma que ni siquiera la computadora portátil de la escuela es segura! Hable con sus hijos sobre la seguridad en línea, el acoso y los depredadores por internet. Investigue en internet las cámaras y otras aplicaciones que puedan grabar a su hijo para asegurarse de que son seguras y están aprobadas para que las usen los niños.

Debe permitirse que los niños tengan cierto espacio y privacidad razonables, pero “los padres deben poder revisar los dispositivos de sus hijos, conocer sus contraseñas o tener acceso con sus huellas digitales,” señala el doctor Christopher Greeley, jefe de Salud Pública y Atención Primaria del Texas Children's Hospital. “Si un niño cierra la computadora portátil o la pestaña del navegador cuando los padres pasan por ahí, los padres deben pedirle que les muestre lo que acaba de ocultar.” Los padres no deben revisar los dispositivos sin que su hijo esté presente, sino hacerlo junto a su hijo y estar preparados para hablar juntos de lo que encuentren.

Según el doctor Damon Korb, autor de Raising an Organized Child (Cómo criar a un niño organizado), no todo el tiempo de pantalla es igual. El tiempo de pantalla intencional, como el que se usa para tomar clases en línea, comunicarse con los compañeros y descubrir o aprender algo nuevo, es muy valioso para ayudar a los niños a crecer y desarrollarse. Incluso hablar de los deberes con los compañeros de clase forma parte de un buen día de escuela. Cuando las clases terminen, ponga todos los artículos escolares en una caja y la computadora portátil en el cargador. Incorpore un descanso de 15 minutos sin pantalla, una caminata familiar u otra actividad física después de la escuela para ayudar a todos a desestresarse.

El tiempo de pantalla pasivo es como el helado: es rico y delicioso, pero comer demasiado no es una buena idea. Debe permitir a sus hijos que naveguen sin parar por las redes sociales o vean videos en YouTube o TikTok, pero con moderación. Limite el tiempo de pantalla pasivo con un cronómetro para fomentar un enfoque en el aprendizaje y la exploración intencionales.

“El tiempo de pantalla no es nuestro enemigo; de hecho, puede convertirse en nuestro amigo,” asegura el Dr. Temple. “Es un medio para conseguir un fin.” La mejor manera de usar el tiempo de pantalla a su favor es interesarse realmente en lo que sus hijos hacen con él. Una gran manera de acerarse a sus hijos es descargar las aplicaciones que ellos usan y familiarizarse con ellas. Trate de interactuar con ellos mientras están frente a la pantalla y pregúnteles quiénes son sus creadores y streamers favoritos o vean juntos un video. No sea demasiado severo sobre lo que les gusta, siempre y cuando no sea algo abusivo o peligroso.

Cuando se trata de establecer reglas sobre el uso de pantallas en su casa, es importante dar un buen ejemplo. Decirle a un niño que no use las pantallas mientras usted ve su teléfono o computadora portátil envía un mensaje opuesto al que quiere. Sea un modelo para sus hijos. Una excelente idea es establecer una regla en la casa de que los aparatos deben estar en sus cargadores una hora antes de irse a dormir. Designar un lugar específico en la casa como estación de carga (para ver dónde están todos los teléfonos, tabletas o computadoras portátiles) puede ayudar a toda la familia. Tener los teléfono en la cama no ayudan a nadie a dormirse más rápido. Sea flexible pero firme con las reglas y asegúrese de que todos sepan las consecuencias de romperlas.

Los niños de todas las edades extrañan a sus amigos en estos momentos, y los teléfonos y las computadoras portátiles son su única manera de mantenerse en contacto. Considere darles un poco de libertad cuando interactúen con sus amigos, e incluso si están jugando videojuegos o viendo videos de YouTube juntos, especialmente en estos tiempos de distanciamiento social.

“No se preocupe si no ha hecho todas estas cosas o si no piensa implementar todas las que hemos sugerido,” añade el Dr. Temple. “Un poco es mejor que nada. Todos estamos haciendo lo mejor que podemos en estos tiempos inciertos. Si su hijo está en su teléfono jugando un videojuego simplón y eso le da una hora de paz, está bien.”

Al poner un poco de orden en su vida familiar en lo que se refiere al tiempo de pantalla, podrá recuperar un poco más de orden en estos tiempos de incertidumbre. “A nivel general, vamos a superar todo esto, nos uniremos como un solo mundo y saldremos adelante,” dijo el Dr. Korb. “Cuando todos miremos hacia atrás, pensaremos en lo bueno que ha surgido de toda esta incertidumbre: las habilidades que adquirimos, las cenas familiares compartidas y cómo fuimos capaces de hacer lo ordinario extraordinario.”

Ayuda Donde Estas

Encuentra el Programa de Éxito Familiar y Juvenil cerca de ti.

(Los resultados se muestran en inglés.)

Síganos


¡Ayúdenos a dar a conocer Ayuda y Esperanza!